Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

La Guerra de los treinta años

Por

Héctor Linares González

Universidad Autónoma de Madrid

Mapa donde se ven los estados beligerantes y los dos bloques: católicos y protestantes.

Mapa donde se ven los estados beligerantes y los dos bloques: católicos y protestantes.

La guerra de los treinta años es un conflicto que está dentro de las llamadas guerras de religión. El emperador quiere crear un reino del imperio, a manera de la monarquía hispánica.  Los príncipes no quieren eso, quieren su autonomía. Algo determinante en la guerra es la entrada de Suecia y Dinamarca, la de la primera es determinante, el ejercito es muy diferente,  es un ejercito nacional motivado por razones religiosas, está formado por campesinos, pero arrasa con todo lo que ve. Pero las razones económicas son enormes, por ejemplo, el domino del comercio del Báltico. Por eso entra Dinamarca entra también en la guerra.  Francia entra en el conflicto  para extender su territorio y porque no reconocen a España como primera potencia de Europa, tras la paz de Cateau-cambresis. No es un conflicto solo de carácter religioso.   El emperador católico, de súbditos protestantes, y además algunos son calvinistas, cuya religión autoriza la rebelión ante su señor,  eso es un componente muy importante, y luego con el Duque del Palatinado como calvinista es también determinante. La monarquía hispánica entra porque es católica, porque el Emperador es de su familia,  y porque quiere el camino “español”.  Un conflicto de mucha complejidad. LA paz de Westfalia es la que pone fin a los escenarios principales de la guerra de los treinta años. Se firma en 1648, pero se empieza a negociar en 1644.  A la negociación, por presión de Suecia y Francia, se invita a todas las potencias del Imperio que están representadas en la Dieta.  Quieren que esté todo el Imperio para frenar el poder del Emperador. Se negocia que el Emperador y el Imperio con Francia, y el Emperador y el Imperio con Suecia, por otro lado. Con Francia se negocia la ciudad de Munster, y con Suecia la ciudad de Osnaburck.  Francia entra muy tarde por sus  conflictos religiosos y económicos en su país, entra nueva y es una potencia poderosas, y consigue que en esas negociaciones  no se trate el tema que les enfrenta con la monarquía hispánica.  Consigue una guerra hispano-francesa en 1659.  Que se termina con la “Paz de los Pirineos”.  Eso es uno de los símbolos del fin de la hegemonía de la monarquía en Europa. La paz de Westfalia se organiza en varios bloques:

  1. Las clausulas constitucionales: Es decir, las que están relacionadas con la organización del poder dentro del Imperio. El espíritu que prevalece es la defensa de lo que se conoce desde muy antiguo “Libertades germánicas” frente al poder imperial.  Los príncipes del Imperio consiguen quitarle poder al Emperador dentro del Imperio, quitándole atribuciones, pero a costa de eso, de poder interior, le dan mayor capacidad de negociación exterior del imperio, es todo una negociación.  Puede hacer acuerdos ahora con potencias extranjeras. Crece mucho el poder de los príncipes, y lo hace inversamente proporcional al poder del Emperador. La participación de la base de los impuestos y participar en todas las decisiones de la formación de un ejercito imperial, el IUS FOEDIS.  Ahora ese poder lo tienen los príncipes,  quieren controlar todo.  De todo esto saldrá la gran potencia de Prusia.  Dentro del IUS FOEDIS,  se les
    El Emperador Fernando II del Sacro Imperio. Sus acciones producen las defenestraciones de Praga.

    El Emperador Fernando II del Sacro Imperio. Sus acciones producen las defenestraciones de Praga.

    permite de manera individual firmar tratados con el exterior, pero no está permitido que esté en contra del Emperador ni del Imperio.  Esto es para que tengan una imagen política propia en el exterior.  De hecho, con estas clausulas, después de 1648 el imperio ya no actúa como una unidad política. Ahora son acciones propias de los príncipes. Baviera es católica, tiene mucho poder en el lado católico,  se le concede un gran premio, cuando la rebelión de Bohemia deponen al rey Fernando, y llaman al príncipe calvinista del Palatinado, Federico V. Por eso la Monarquía hispánica entra y  arrasa con el Palatinado, y pro ello, como premio, se le da el electorado que tenía el Palatinado.  Al principio de la guerra se pone  el Alto Palatinado bajo el poder de Baviera. En todas las dietas de 1619 hasta el 1648, está representada Baviera.  En 1648 a Baviera se le crea una dignidad electoral, y se le incorpora al Alto Palatinado su dignidad,  aunque luego volverá a entrar en Baviera.

2. Las  Clausulas religiosas: Lo que se establece es la libertad de creencias, se abren las los derechos de la paz de Augsburgo de 1555.  Aquí se meten ya a los calvinistas, se sigue manteniendo el principio de Augsburgo, el príncipe tiene el poder. Pero ahora se permite que haya súbdito con otras religiones en principados de otra religión, mientras esa profesión de fe sea en privado.  A los Augsburgo se le permite la intolerancia religiosa en su territorio, las tierras de los Austrias tienen que ser católicas y con ello sus habitantes.   Desde el punto de vista de la tolerancia es un paso de gigante en comparación de la paz de Augsburgo de 1555.

3. Las Clausulas territoriales:  Empecemos por Suecia, ya sabemos las razones por las que entra, y sabemos que arrasa militarmente con su ejercito nacional cohesionado. Uno de los grandes triunfadores de Westfalia es Suecia, que aparece en la Paz como una gran potencia. Se convierte en un estado del Imperio, lo hace porque se le entregan los obispados de Bremen y Venden, secularizados. Estos obispados estaban representados en la Dieta, con lo cual el rey de Suevia, Gustavo Adolfo, se convierte en un príncipe del imperio con derecho a su representación en la Dieta imperial.  La Pomerania anterior también se la da a Suecia. Ahora controla una buena parte de la costa Báltica del imperio.   En cuanto a Brandeburgo, aunque es elector, es uno de los espacios más pobres del Imperio, y Suecia lo arrasa, y ese es el origen del ejercito militar enorme  de Prusia, porque ve que se militariza o desaparece.   Se le da también otros pequeños principados, todas las compensaciones militares se dan a costa de pequeños obispados. Se dan también las tierras de Magdeburgo, el antiguo obispado ya secularizado.   Francia consigue uno de los objetivos por los que entra en la guerra, conseguir tierras quitándoselas al Imperio, se le da una fortaleza muy importante, la de Philippsburg. También se le da la “Pentápolis”, diez ciudades imperiales libres, y 3 antiguos obispados: Metz, Toul y Verdum.  A Baviera se le incorpora el Alto Palatinado.  Sajonia,  recibe las dos Lusacias, que era parte de las tierras patrimoniales de los Austrias.  La confederación helvética, que está actuando como un estado independiente, se le reconoce como estado totalmente independiente. Además aparece un nuevo estado, que es “la república de Holanda”. Formada por las siete provincias rebeldes de los Austrias.  Austria tiene muy serios reveses militares en la guerra, normalmente  cuando se tiene una perdida  militar, viene acarreada de una gran perdida territorial, pero Austria sabe negociar muy bien, y no se convierte en perdidas territoriales  proporcionales.  A cambio,  consiguen controlar Bohemia,  que es calvinista,  y dominar dos territorios que es Moravia y Silesia. Consiguen también el derecho a la intolerancia absoluta en sus territorios.  A partir de esto, Austria tiene otro interés, reconquistar la Hungría turca, extenderse por ese lado.  Es el comienzo del imperio Austro-Húngaro.  Suecia consigue retirar a los Austrias del norte de Europa. Al principio Austria llega incluso al norte de Europa, por eso también entran también en la guerra: Dinamarca y Suecia. El resultado para ellos es el gran poder del Báltico.   Francia consigue retrasar la paz con España, si la consigue realizar en 1648, España aún era fuerte, aguanta hasta agotarla.  La guerra termina con la monarquía española hundida, y Francia acaba como una gran potencia. Sigue en guerra con Francia hasta la paz de los Pirineos en 1559, con eso Francia gana Rosellón y Cerdaña, se consigue también el Condado de Artois. Pare recomponer esa situación, se establece el casamiento de María Teresa de Austria, hija de Felipe IV, con Luis XIV.  Además como forma de humillación se le obliga a pagar una compensación económica a Francia por los gastos de la guerra.  Tiene que reconocer a las Provincias Unidas.  Holanda es un territorio de los Países Bajos españolas, y eran parte del Imperio, ahora son estados independientes del Imperio.   En Westfalia se inicia un principio que se llama “equilibrio de poder”, no puede haber un estado europeo que crezca tanto como para poner en peligro a los demás. Otra cosa importante es que  el papa ya no tiene poder para ratificar los tratados, tenia un poder político enorme, ya no es arbitro, por eso se dice que tras la guerra de los 30 años se acaba la cristiandad.

 Suceso Curioso: Las Defenestraciones de Praga

Las defenestraciones de Praga ocurrieron en el año 1618. En realidad eran ya las terceras defenestraciones de Prada, dado que en el siglo XVI se produjeron otras dos. En la capital de la  actual república Checa, en aquel momento, el reino de Bohemia.  Fernando II, emperador del Sacro Imperio Romano, rey de Austria, y defensor del catolicismo gobernaba en el Imperio.  La aristocracia de Bohemia no simpatizaba con las ideas del Emperador del Sacro Imperio, eran protestantes y contestatarios.

Grabado que representa las Defenestraciones de Praga.

Grabado que representa las Defenestraciones de Praga.

El 23 de mayo de 1618 se produjeron “las defenestraciones de Praga”. Era un símbolo ya muy usado en la historia de Bohemia.  Varios nobles de Bohemia tiraron por la ventana del palacio de la gobernación imperial de Praga, o castillo de Praga,  a dos gobernadores del emperador.  No tenemos que pensar que los tiraron de un piso muy alto, no fue demasiado, e incluso no tuvieron heridas graves, pero era un símbolo de humillación al emperador.   Por el contrario, en Portugal, las defenestraciones si eran un poco más duras.  El hecho fue una protesta por el cierre de varios iglesias protestantes en Praga.  El hecho fue mucho más humillante, dado que los gobernadores no cayeron en el simple suelo, sino que debajo de la ventana había un montículo de estiércol, aunque es una leyenda.  Fernando II mandó inmediatamente tropas a Bohemia, comenzando la guerra de los 30 años.

PUEDE INTERESARLE:

La guerra de los 30 años. PARTE 1.

La guerra de los 30 años. PARTE 2.

La guerra de los 30 años. PARTE 3.

ARTÍCULO REALIZADO POR:

Héctor Linares González.  Director del Blog.

Héctor Linares González.
Director del Blog.

Anuncios