Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

LA GLOBALIZACIÓN EN LA HISTORIA 
 por
ROCIO FERNÁNDEZ MUÑÓZ
Universidad Rey Juan Carlos 
  1. EL COMIENZO DE LA GLOBALIZACIÓN

Comencemos definiendo que es la globalización. La globalización es “la tendencia de los mercados y las empresas a extenderse alcanzando una dimensión mundial que sobrepasa las fronteras nacionales”[1]. Otra definición igual de acertada es “La expresión de la expansión de las fuerzas del mercado, espacialmente a nivel mundial y profundizando en el dominio de la mercancía, operando sin los obstáculos que supone la intervención pública”[2]

FMIEl Fondo Monetario Internacional (FMI) la define como “la interdependencia económica creciente en el conjunto de los países del mundo, provocada por el aumento del volumen y de así como de los flujos internacionales de capitales, al mismo tiempo que por la difusión acelerada y generalizada de la tecnología”.

La realidad, es que la globalización económica ya no es una teoría, o un posible camino de la economía y el mercado, sino un hecho concreto que está cambiando por completo las estrategias económicas de todas las naciones, redefiniendo las relaciones internacionales y creando nuevos y poderosos patrones culturales.

El propósito económico que inspiró la globalización es, sin lugar a duda, el de crecimiento económico de la clase empresarial, pero no hay evidencia de que la cuestión de desarrollo del ser humano tiene parte importante en el movimiento, ahora precipitadamente a flote en todas partes del mundo. Como tal, la globalización puede ser una buena estrategia para la acumulación de riquezas, pero esas riquezas son ante todo para unos pocos y no integra ninguna política proyectada para el desarrollo integral de una comunidad o una población.

Hay dos  tipos  de  razones  impulsaron  el comienzo de la globalización:

a) La aceleración del progreso técnico tras la revolución industrial hizo posible que  la globalización  avanzara rápidamente  en este  período.  Los avances  de  los  medios  de  transporte  y  comunicación  acortaron  las distancias, haciendo el mundo más pequeño. Los progresos de la medicina tropical permitieron que los europeos penetraran en el corazón de África y se establecieran en otras regiones de clima cálido. Finalmente, las nuevas armas  de  finales  del  siglo  XIX  hicieron  más  fácil  para  las  potencias industriales el sometimiento, conquista y explotación de nuevos territorios.

b) Las decisiones políticas de los gobiernos en la segunda mitad del siglo XIX impulsaron la integración de la economía mundial. En primer lugar, los  gobiernos,  como  veremos  de  inmediato,  tendieron  a  liberalizar  el comercio, reduciendo las barreras arancelarias que limitaban el flujo de mercancías entre los Estados. En segundo lugar, pero no menos importante, los  gobiernos  de  los  Estados  más  poderosos  adoptaron  políticas imperialistas  que  incorporaron  por  la  fuerza  a  la  economía  mundial  a regiones  más  pobres  y  débiles  que  anteriormente  vivían  relativamente aisladas.

El  aumento  de  los  intercambios  en  una  economía  mundial  más unificada favoreció sin duda el crecimiento económico global. Pero, no  todas  las  regiones  se  beneficiaron  por  igual  de  ese crecimiento, y algunas no se beneficiaron en absoluto. En gran medida, la historia de las décadas finales del siglo XIX es la de cómo se fue abriendo entre las diversas regiones una brecha cada vez mayor en la riqueza y el poder, o cómo el mundo se fue dividiendo en territorios desarrollados y subdesarrollados, ricos y pobres, entre los países industrializados y aquéllos que después de la Segunda Guerra Mundial se conocerían como el “Tercer Mundo”. Como veremos más adelante, el “imperialismo” fue la expresión más llamativa de la división del mundo entre fuertes y débiles, entre un pelotón de “ganadores” y un grupo mayor de “perdedores” en la nueva economía global.

«La cuarta ola de globalización se insinuó con la conquista francesa de Argelia en 1830, pero realmente despegó con la victoria de los británicos en la guerra de la década de 1840 para imponer en China sus importaciones del opio británico cultivado en India. Terminó con la matanza interimperialista de 1914-1918. Ésta fue la ola que creó la división de los siglos XX y XXI entre países desarrollados y subdesarrollados, o «en desarrollo», que aún sigue determinando las diferentes trayectorias de vida en el mundo, en particular sus probabilidades de supervivencia. Desató una oleada de capitalismo en Europa, Estados Unidos y otros vástagos europeos. El comercio global cebó los motores del capitalismo industrial noratlántico, mientras que el en su día rico  y  desarrollado  mundo  asiático  fue  derrotado  y  quedó  relegado  al subdesarrollo.  En  África  se  impusieron  la  disposición  arbitraria  de  las fronteras contemporáneas y los lenguajes oficiales europeos.»[3]

2.     ETAPAS DE LA GLOBALIZACIÓN

La primera etapa de globalización: 1870-1914

friedmanSe caracteriza por una combinación de reducción de costes de transporte, nueva tecnología de transporte (el ferrocarril), reducciones de barreras arancelarias (impuestos

a las importaciones), mejoras en la información promovidas por el telégrafo, incremento de los flujos de capital hacia los países en vías de desarrollo. El patrón de comercio resultante es del tipo Norte-Sur (mercancías del sector primario, intensivas en tierra, se intercambian por manufacturas de los países desarrollados). 60 millones de personas migran desde Europa a Norte América y Australia, lugares donde la tierra es abundante.

Globalmente, el crecimiento mundial se acelera, ayudado por el comercio, los movimientos migratorios y los de capital. La desigualdad en el mundo continua crecimiento pero el importante crecimiento mundial reduce la pobreza.

La segunda etapa de globalización: 1945-1980

Los malos resultados del nacionalismo de la etapa previa presionan hacia la internacionalización: se produce una cooperación entre países desarrollados para reducir barreras al comercio de una forma selectiva (solo se reducen en el comercio de manufacturas entre países desarrollados, los países en vías de desarrollo se enfrentan a severas barreras al comercio de productos manufactureros, y de productos agrícolas competidores de la agricultura de los países desarrollados. Esta liberalización selectiva tiene como efecto en los países en vías de desarrollo que éstos levanten barreras entre ellos y con los países desarrollados. En esta etapa se producen nuevas reducciones en costes de transporte. Se restaura un patrón de comercio Norte / sur (intercambio de manufacturas por bienes primarios intensivos en tierra que no compitan con los productos del sector primario de los países desarrollados), pero no se avanza en movimientos internacionales del capital o del trabajo. Para los países ricos esta segunda etapa de globalización fue excelente (gran expansión del comercio de manufacturas entre ellos, permitiéndoles el aprovechamiento de economías de escala internas y de aglomeración en la reducción de costes de producción, y de la especialización internacional del trabajo). En los países desarrollados se produce un rápido crecimiento económico, reducción de la desigualdad y de la pobreza. Hay poco cambio neto en los niveles de desigualdad y pobreza de los países en vías de desarrollo en esta etapa de globalización. Como resultado, hay una mayor desigualdad entre los países desarrollados y los países en vías de desarrollo.

La tercera etapa de globalización: 1980-en adelante

Tiene características especiales y que la distinguen de otras etapas de globalización.   Un gran grupo de países en vías de desarrollo pasan a ser competitivos en los mercados mundiales del comercio de manufacturas.

Otros países en vías de desarrollo quedan crecientemente marginados de la economía mundial.

Los movimientos internacionales migratorios y de capital vuelven de nuevo a ser importantes.

II.          LA REFLEXIÓN

hayekLa globalización, entendida como un ” proceso de interacción e integración entre personas, empresas y gobiernos de diferentes naciones, impulsado por el comercio, la inversión internacional y la ayuda de la tecnología de la información”[4], es un  proceso que  tiene efectos sobre el medio ambiente, la cultura, los sistemas políticos, el desarrollo económico y la prosperidad, así como el bienestar de las personas.

Para algunos, el momento histórico (aparte del actual)   en el  que se registró un progreso vertiginoso en  la globalización, fue  la  segunda mitad del siglo XIX. Al establecer una comparación entre la globalización de aquella época y la actual, nos encontramos que la aceleración del proceso experimentado en el siglo XIX, se debe en gran parte al progreso técnico tras la Revolución Industrial, mientras  que el comienzo de la globalización actual se establece con el fin de  la Unión Soviética, cuyo proyecto representaba las economías y sociedades cerradas.

Algunas de las diferencias más notables entre estos dos procesos son:

La aceleración de la globalización iniciada en el siglo XIX, fue posible gracias  a las políticas expansionistas de las naciones industrializadas, cristalizadas con el imperialismo, que supuso una exaltación del nacionalismo y la idea de la superioridad de la raza blanca. Por el contrario, la globalización presente representa una puerta hacia la multiculturalidad e incentiva el  surgimiento del internacionalismo.

De igual modo, el imperialismo supuso una sobrexplotación desmedida del medio ambiente del país colonizado, así como una explotación menos regulada de la mano de obra, mucho más abundante y barata. Con la globalización contemporánea, ha aumentado la presencia de la democracia, a tal punto que en el 2000 el 62.5% de las naciones tenían sufragio universal[5]

Por otro lado, una de las grandes diferencias entre esta globalización y las anteriores son los grandes avances alcanzados en  el campo de las tecnologías de información  que han transformado enormemente la actividad económica. Gracias a las tecnologías de la información, los agentes económicos disponen de nuevas y valiosas herramientas para distinguir oportunidades, además se realizan transacciones de una forma más rápida y efectiva.

 

 

En palabras de Thomas Friedman esta globalización se caracteriza porque “va más lejos y es más rápida, más barata y más profunda”.


[1] La Real Academia de la Lengua Española

[2] Francisco Javier Murillo, ¿Globalización, Una nueva organización económica?

[3] Göran Therborn, El mundo: una guía para principiantes (Madrid: Alianza Editorial, 2012),

290.

[4] Pideselo a katherine

[5] Freedom House una organizacion liderada por y David J. Kramer

Anuncios