Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 Las Órdenes Militares castellanas: Origen y naturaleza

Por

Héctor Linares González

Universidad Autónoma de Madrid

Caballeros de Montesa, Santiago, Calatrava, y Alcántara.

Caballeros de Montesa, Santiago, Calatrava, y Alcántara.

Las ordenes militares fueron instituciones monástico-militares creadas durante las cruzadas para realizar la guerra santa contra los herejes. Eran sociedades de caballeros[1] cristianos armados que velaban por la seguridad y protección de los santos lugares. Su máxima era recuperar lugares sagrados como Jerusalén. Eran el brazo armado de la Iglesia. La primera orden en ser creada fue la Orden del Santo Sepulcro, creada en el año 1099 por uno de los líderes de la primera cruzada, Godofredo de Bouillón[2]. Tomando su modelo rápidamente surgieron otras órdenes para la defensa de la fe cristiana como fueron: San Juan del Hospital, San Esteban de Hungría, Avís de Portugal, o las castellanas Santiago, Calatrava, y Alcántara, así como la aragonesa orden de Montesa[3].

Castillo Sacro Convento de Calatrava.

Castillo Sacro Convento de Calatrava.

La Orden de Santiago[4] tenía su sede en el Monasterio de Uclés, la Orden de Calatrava en el Castillo de Calatrava la Vieja, y la Orden de Alcántara en la población de Alcántara. Se creó una indumentaria, una ceremonia, y un protocolo para las distintas órdenes: un uniforme, un escudo, venera[5], cruces, y hábitos (Véase Anexo. Imagen 2). Todo ello relacionado con el instituto y fin de estas órdenes. En el siglo XIX perdieron su poder económico y político, siendo relegadas a tener un papel meramente honorífico, salvo la Orden de San Juan de Malta que posee aún atribuciones políticas.

ORDEN DE CABALLERÍA[6] AÑO DE FUNDACIÓN
ORDEN DE CALATRAVA AÑO 1158
ORDEN DE SANTIAGO AÑO 1170
ORDEN DE ALCÁNTARA AÑO 1175
  • La orden de Calatrava[7]: Fue fundada en el año 1158, siendo la primera que imitaba el espíritu de la Orden del Santo Sepulcro. El castillo de Calatrava había estado controlado por los caballeros de la Orden del Temple durante el reinado de Alfonso VII – quien se lo había cedido a la orden-. A la muerte del Rey los caballeros del Temple abandonaron el castillo de Calatrava. Tras el abandono, el castillo fue asediado por las hordas almohades, pero en su rescate acudió el abad Raimundo del monasterio de Fitero[8] quien organizó un pequeño batallón para defender la fortificación. En gratificación por este acto heroico Sancho III le otorgó el territorio de Calatrava al hermano Raimundo. El abad estableció una guarnición permanente de caballeros con votos monásticos para la defensa de esta plaza. El nombre que recibió este grupo de caballeros armados fue el de orden militar de los caballeros de Calatrava[9].

 

  • La Orden de Santiago[10]: La aprobación de la orden se remonta a Fernando II de León, durante la reconquista. Cuando Fernando II conquistó la ciudad de Cáceres, éste se la cedió para su defensa a los ya existentes caballeros encabezados por Pedro Fernández de Córdoba[11] –en su origen fueron 12 caballeros que quisieron crear una congregación de caballeros cristianos al servicio de la fe cristiana con el fin último de defender a los peregrinos en su trayecto al sepulcro de Santiago-. Estos caballeros debían prometer y asegurarse de la defensa de Cáceres. Encontramos aquí los inicios de la orden, en el año 1170. Siempre con autorización del Pontífice – quien es la máxima auctoritas de las órdenes militares-. Fue Alejandro III en 1175 quien aprobó la constitución de la Orden de Santiago durante el reinado de Alfonso VIII.
  • La Orden de Alcántara[12]: Al igual que la anterior, encontramos su aprobación real en la figura del Rey Fernando II de León en el año 1175 cuando este Rey cedió el convento de Pereiro a una cofradía de nobles que pronto cristalizó en una orden militar más que como las otras se encontraba bajo el hospicio del papado.

 

Don Pedro de Barberana luciendo el hábito de la Orden de Calatrava

Don Pedro de Barberana luciendo el hábito de la Orden de Calatrava

Las órdenes estaban formadas en su origen por una mitad de miembros monjes[13] y otra mitad formada por soldados, pero todos ellos sometidos a votos canónicos establecidos por las diferentes órdenes – en el momento de la aprobación pontificia[14] cada una de las milicias tuvo que adoptar la regla de una de las ordenes monásticas. La orden de Calatrava y la de Alcántara siguieron la norma de San Benito, por el contrario, la orden de Santiago siguió la regla de San Agustín. Con ello, el papa Alejandro III otorgó las correspondientes bulas confirmatorias en los años 1164, 1177, y 1175 respectivamente-. Durante la alta Edad Media su expansión fue bastante notable por el fenómeno de las cruzadas. En España, sobre todo, por el proceso de reconquista iniciado en el siglo XII-XIII.

[1] RUÍZ RODRIGUEZ, José Ignacio. Las órdenes militares castellanas en la edad moderna. Cuadernos de historia, Madrid, 1991.

[2] Otras de las primeras órdenes en fundarse fue la Orden de Santa María de los alemanes o también llamada Orden Teutónica, en el año 1198.

[3] ANDRÉS ROBRES, Fernando. “Dos siglos de historiografía sobre la Orden de Montesa en la Edad Moderna (1801-2000)”, en Studia historica. Historia Moderna. Nº 24. (2002). Págs. 97-140.

[4] AYALA MARTÍNEZ, Carlos de. Las órdenes militares hispánicas en la edad media. Latorre Literaria, Madrid, 2007.

[5] Insignia protocolar de un caballero de hábito de una determinada orden militar. Se llevaba sobre el pecho y era un símbolo de ostentación social. Representaba la pertenencia a una orden militar. Estaban elaboradas en ricos materiales y se pasaban de generación en generación.

[6] RUÍZ RODRIGUEZ, José Ignacio. Op. Cit. 1991.

[7] POSTIGO CASTELLANOS, Elena. “Las tres ilustres ordenes y religiosas cavallerias” instituidas por los Reyes de Castilla y León: Santiago , Calatrava, y Alcántara”, en Studia histórica. Historia Moderna. Nº 24. 2002. Págs. 55-72.

[8] AYALA MARTÍNEZ, Carlos de. Op. Cit. Págs. 15-60.

[9] Aprobada por el papa Alejandro III.

[10] POSTIGO CASTELLANOS, Elena. “Las tres ilustres ordenes y religiosas cavallerias instituidas por los Reyes de Castilla y León: Santiago , Calatrava, y Alcántara”, en Studia histórica. Historia Moderna. Nº 24. (2002). Págs. 55-72.

[11] MARTÍN, José Luis. Orígenes de la orden militar de Santiago. 1170-1195. Barcelona. 1974.

[12] AYALA MARTÍNEZ, Carlos de. Op. Cit.

[13] Los miembros de la orden de Calatrava y Alcántara poseían la distinción de “Frey”. Sin embargo, los miembros de la orden de Santiago no lo recibían. Esto se debe al origen cisterciense de estas dos órdenes militares castellanas.

[14] POSTIGO CASTELLANOS, Elena. “Las tres ilustres ordenes y religiosas cavallerias instituidas por los Reyes de Castilla y León: Santiago , Calatrava, y Alcántara”, en Studia histórica. Historia Moderna. Nº 24. (2002). Págs. 55-72.

Anuncios